Budapest III: Termas

martes, 3 de agosto de 2010

Mi primera misión del día ha consistido en buscar billete “en lo que sea” para ir mañana a Bratislava. Parece fácil, pero las búsquedas previas que había hecho en internet habían arrojado resultados bastante confusos. Así que esta mañana me he ido a la estación de autobuses a ver como va la cosa. El caso es que Eurolines solo tiene un bus, que es a las 06:30 AM, y hay otra compañía (orange o algo así) que tiene más variedad de horarios, pero para mañana solo quedaban plazas a partir de las tres de la tarde. Como quiero irme por la mañana, pero no antes de que pongan las calles, decidí ir a Keleti, la estación de tren. Otra vez al metro, transbordos, pfff… afortunadamente hay trenes con horarios decentes, plazas libres y no mucho más caros que el bus. Así que he comprado billete para el que sale a las 9:30AM y en apenas tres horitas se planta en Bratislava.

Trolebús en Budapest La estación de tren está relativamente cerca del parque Városliget, donde se encuentran los afamados baños termales de Széchenyi. Así que he ido andando. No sin hacer antes una visita a un Burguer King para tomarme un súper menú con la nueva “Chicken California”, que lleva guacamole :) El barrio por el que he pasado me ha recordado bastante a San Petersburgo. Bloques de ladrillo en un estado de conservación que oscila entre descuidado y ruinoso, trolebuses soviéticos, gente con pintas raras, pequeños comercios bastante lúgubres… solo faltaban los canales.

Budapest

En el parque he caminado sin rumbo hasta que me he dado cuenta de que no tenía la menor idea de donde estaba -Es bastante grande. Así que me ha llevado un buen rato encontrar los baños. En en camino he pasado por una isla. Bueno, el lago sobre el que se encuentra está seco ahora, así que no es técnicamente una isla, pero hay puentes para llegar, así que lo llamaré isla. El caso es que en esta isla hay un castillo (llamado Vajdahunyad) y algunos edificios medievales más que dan a la isla una atmósfera de cuento de hadas (foto superior).baños Széchenyi, Budapest

Dani en remojo, baños Széchenyi, Budapest Por 3500 florines (unos 12,50€) tienes el pase para todo el día y una pequeña cabina individual para cambiarte y dejar las cosas en los baños. He llegado, he pagado, me he puesto el bañador y me he lanzado a la piscina. Hay 3 externas y un montón dentro del edificio, todas con diferentes temperaturas entre 20º y 40º. En un par de salas las piscinas son de agua sulfurosa, que debe ser muy sana, pero huele bastante mal. En la de 20º no he sido capaz de entrar, aunque lo he intentado. He llegado hasta ese punto en el que el frio hace que notes mariposas revoloteando en el estómago. Ya me entendéis. También hay saunas y zonas en las que por un pequeño suplemento te dan masajes de diversos tipos. Yo me he centrado en las piscinas. Cuatro horas saltando de una a otra y viendo como el cielo se nublaba gradualmente. Cuando he decidido salir de allí y hacer un último esfuerzo turístico por Budapest no tenía dedos, sino garbanzos. He recogido mis cosas y he salido de allí bajo una fina lluvia que empezaba a caer sobre la ciudad.

baños Széchenyi, Budapestbaños Széchenyi, Budapestbaños Széchenyi, Budapest baños Széchenyi, Budapestbaños Széchenyi, Budapestbaños Széchenyi, Budapest

Afortunadamente la lluvia era floja y el paseo por la avenida Andrássi hasta el centro ha sido muy agradable. He parado en un pub bastante pijo con wifi para escribir a mi anfitriona en Bratislava y decirle la hora de llegada y me han crujido casi 2000 florines (algo más de 7€) por dos limonadas. Me he mosqueado un poquillo, pero luego me ha dicho Judit que para  un sitio de cierto nivel es un precio normal. Gracias a eso voy a dormir tranquilo esta noche :)

Curiosidad: en la estación de metro del centro hay un par de tramos de escaleras mecánicas que van a una velocidad demencial. Cuando pueda cuelgo un video en youtube (enlace “videos” a la derecha).

4 comentarios:

Sally dijo...

Que envidia en las termas, la verdad es que es una pasada, hay gente hasta jugando al ajedrez! Algún día iré allí...

¡Disfruta de tu viaje!

Anónimo dijo...

Me han encantado las fotos de las termas. Pero has tenido muy mala suerte haciendo coincidir tu baño con el momento nublado del dia, porque con el calor que dices que hace hubiera estado bien aprovechar para patear la ciudad...
Por cierto para evitar algo de calor te recomiendo que no vayas de negro de pies a cabeza.
B

José R. González dijo...

Tiene que ser un placer darte un baño rodeado de maravillas arquitectónicas! :) Un saludo

Anónimo dijo...

Que tenías garbanzos por dedos??? Jajajaja. Me he partido.

Tremenda la entrada.

Q

Publicar un comentario