Barcelona: la noche de San Juan

miércoles, 24 de junio de 2009

Este ha sido mi primer San Juan en Barcelona y la verdad es que no me ha decepcionado en absoluto. La noche comenzó en el barrio -ya sabéis, Gracia-, tomando unas cervezas y cenando unas piadinas en la plaza de la Virreina. Poco a poco grupos de niños y adolescentes tirando petardos de tamaño granada de mano fueron tomando la plaza y tuvimos que refugiarnos en una callejuela de la que también tuvimos que huir un rato después… el barrio estaba siendo invadido por hordas de pirotécnicos aficionados y no quedaba sino retirarse hacia algún lugar más tranquilo. La gente de CS había quedado en la playa de Mar Bella (donde jugamos al voleyplaya), así que para allá nos fuimos. Tras más de media hora en un metro atestado por fin llegamos a la playa. cual fue mi sorpresa al comprobar que no había hogueras… ni una sola. No solo fue una sorpresa, sino también una gran decepción, ya que el objetivo principal de la noche era quemar mi vieja y desquintada guitarra. Estupendo, toda la noche arrastrando la guitarra para nada… si, si, para nada, porque encima le había quitado las cuerdas así que no servía ni para hacer ruido.

marabunta en la playa de Mar Bellaguitarra esperando su (último) momento de gloria

En la playa también se escuchaban petardos y se veían cohetes y fuegos de artificio, pero no era ni de lejos la salvajada del barrio. Algo muy de agradecer, la verdad.

A pesar de la cantidad de gente que había en la playa –calculo unos dos millones de personas de todos los colores y tamaños- no me costó demasiado encontrar a la gente de CS, ya que estaban cerca de los postes de voleyplaya y eran una multitud. Así que allí me planté. el resto os lo podéis imaginar, así que para que contarlo, ¿No? Tan solo decir que poco antes de amanecer alguien encendió una hoguerilla que sirvió perfectamente como pira funeraria para mi guitarra. Así que el objetivo se cumplió y la noche termino felizmente. DEP.

principio del finya coge fuerzacasi está listodando los últimos retoquesun auténtico campo de batalla, playa de Mar Bella

CRÉDITOS: mi cámara de fotos decidió quedarse en casa anoche, así que todas las fotos que acompañan a esta entrada son prestadas. Muchas gracias a Denisa Ratulea y a Michiko Takahashi por permitirme usar las suyas.

1 comentario:

El Santy dijo...

Lástima toda la mierda que deja la gente en la playa, podía llevarsela en bolsitas pa su casa

Publicar un comentario